La historia de los pueblos originarios de Venezuela es contada por sus propios protagonistas a través del lenguaje cinematográfico

El cine se ha convertido en una herramienta de difusión cultural para los pueblos indígenas de Venezuela, gracias a los talleres de formación en producción audiovisual impartidos por la productora Gloria Jusayú con el apoyo del Programa CNAC Cine en Comunidad.

CNAC

El programa CNAC Cine en Comunidad, del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), impulsa la iniciativa de la activista y productora audiovisual Gloria Jusayú de impartir talleres de formación en producción audiovisual en las comunidades y pueblos indígenas de Yukpa, Chaima, Warao, Yekuana y Akawaio, ubicados en los estados Zulia, Monagas, Delta Amacuro y Bolívar, con la finalidad de fortalecer y resguardar el patrimonio cultural e histórico de estas etnias originarias de Venezuela a través del cine.

Gloria Jusayú es una productora audiovisual y activista indígena perteneciente a la etnia Wayúu del estado Zulia, que se ha propuesto como reto personal acercar el lenguaje audiovisual a los pueblos indígenas para que tengan la capacidad de narrar sus propias historias.

“Inicié este proyecto con cinco pueblos aunque somos más de cuarenta pueblos indígenas en Venezuela. Lo comencé por allá con el pueblo indígena Yukpa visitando tres comunidades y me fue bien. Quedaron de esa siembra de conocimientos algunos hermanos con ganas de seguir aprendiendo, de fortalecer el equipo”.

Jusayú ha visitado las comunidades Chawenutu, Karetru y Manüracha-Tukuko del municipio Machiques de Perijá, en el estado Zulia, y las comunidades Chaima de los sectores Palo Quemao II, Cinco Cruces, Buenos Aires, Las Delicias y San Isidro del municipio Caripe del estado Monagas, para transmitir en esas regiones el amor por el arte cinematográfico, y enseñar la forma correcta de contar historias a través de imágenes y sonidos.

Cada participante recibe inducción sobre producción, guion, planos cinematográficos utilizados en un rodaje, entre otros aspectos técnicos necesarios para la posterior realización de un cortometraje basado en las tradiciones culturales de cada etnia.

“El objetivo primero es que aprendan a utilizar las herramientas de producción, porque queremos resguardar las narraciones en lengua originaria de cada pueblo, ya que muchas no existen, otras se están acabando, eso también se ha hecho con los libros pero nosotros queremos hacerlo de una manera más atractiva, más inmediata para el espectador (…) Yo he hecho énfasis en las historias, pues siempre les pido que traigan una lluvia de propuestas de historias que podríamos hacer para darlas a conocer” comentó Jusayú.

La activista indígena informó que entre el 13 y el 15 de julio estará compartiendo el Taller de Formación en Producción Audiovisual con el pueblo indígena Warao de la comunidad de San Francisco de Guayo, del municipio Antonio Díaz, ubicado en el estado Delta Amacuro. Luego se dirigirá al estado Bolívar para concluir esta primera etapa de talleres con los pueblos Akawaio y Yekuana.

En simultáneo a los talleres de formación, Gloria Jusayú con la colaboración de las comunidades organizadas realiza cines foros en los que se proyectan películas y documentales, que abordan temas culturales representativos para los pueblos indígenas como el documental colombiano “Mu Drua” (Mi tierra, 2011) de Mileydi Orozco Domicó, el documental argentino “Pupila de Mujer, mirada de la tierra” (2012) de Moira Millán, el cortometraje boliviano “La abuela grillo” (2009) de Denis Chapon; “El abrazo de la serpiente” (2015) coproducción entre Colombia, Venezuela y Argentina, dirigida por Ciro Guerra, y “Tu carretera no es mi camino” (2010), documental venezolano realizado por Lisa Pérez, Enrique Pérez, Elvia Meresa, Rogelio Pérez, Arturo Rodríguez y Franklin García, pertenecientes a la etnia Piaroa de San Juan de Manapiare, del estado Amazonas.

CNAC

Comenta el pueblo de Chaima

A la activista indígena Mariela Brito, participante del taller de formación, le gusta el teatro y afirma que es la primera vez que se acerca al cine, “la experiencia fue muy bonita, en el taller estuvimos cuatro días en los que aprendimos de cine, queremos más talleres de fortalecimiento, queremos aprender más de cine. Para nosotros es primera vez que se toman en cuenta regiones indígenas para hacer películas, es primera vez en nuestra historia”.

Para el artista plástico Luis Mayorca, es de gran importancia lo aprendido para continuar el documental “Luz de la montaña”. “Este proyecto ya existía, lo paramos por falta de reuniones, pero una vez que hicimos el taller decidimos dar continuidad a ese documental (…) Bueno de verdad que gracias a ustedes, bastante alegre por la visita y esperamos que pueda venir pronto, damos gracias por este tipo de actividades porque de verdad las necesitamos (…) Cualquier tipo de taller que sea productivo, nosotros lo absorbemos para nutrirnos de conocimientos y poder apoyar a esos muchachos de la comunidad”.

La activista indígena Mary Córdova, quien además pertenece al Gabinete de Cultura del estado Monagas, comentó que en el pueblo Chaima ya se habían realizado algunos intentos de producción audiovisual sin tener conocimiento técnico, “aprendimos a hacer cámara, aprendimos lo que es la actuación, y la dirección. Un poco de todo eso que nos dio Gloria (Jusayú) y nosotros necesitamos que nos sigan apoyando. De verdad ha sido grande para el pueblo Chaima que hayamos tenido la oportunidad de aprender de cine y estamos motivados a seguir trabajando”.

A la activista indígena Keila Zapata, le pareció excelente este tipo de actividades “incluso a veces nosotros mismos como indígenas desconocemos lo que somos capaces de realizar y dar a conocer, entonces me parece una buena iniciativa que ha tenido la gente del CNAC, en cuanto a dar esos conocimientos y participación a nuestras comunidades indígenas de Venezuela, no solo en Chaima”.

En los talleres teóricos prácticos que se realizaron en la comunidad Chaima del estado Monagas, participaron quince personas con edades comprendidas entre los catorce y cincuenta y cuatro años, quienes desarrollaron la idea de un cortometraje documental basado en la historia de Gregoria Zaracaba, quien pertenece al Consejo de Ancianos de la comunidad Chaima. Este Consejo es considerado un archivo viviente, una fuente de sabiduría, que resguarda la historia y los conocimientos de la identidad de la etnia Chaima.

El taller de formación en producción audiovisual para las comunidades y pueblos indígenas está auspiciado por el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía, conjuntamente con la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), la Fundación Cinemateca Nacional, el Parlamento Indígena de América (PIA) y el Sistema Nacional de Festivales y Muestras de Cine en Venezuela (SNFMCV), instituciones que contribuyen con el desarrollo y fortalecimiento de las expresiones de nuestros pueblos indígenas, que siguen luchando por el reconocimiento de sus tradiciones y expresiones culturales.

Texto: Jerick Hidalgo