“El cine es un ¡Te amo!”

La maquilladora Mariela Barrios se convirtió en la invitada número diez con su Clase Magistral en el Programa Descubriendo Nuestros Protagonistas del Cine Venezolano, organizado por el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC)

Mariela Barrios

A la maquilladora cinematográfica Mariela Barrios le gusta tanto su oficio que en innumerables ocasiones ha colaborado desinteresadamente con noveles cineastas que desean hacer sus cortometrajes. Ese es el espíritu del quehacer cinematográfico, lo cual lo diferencia del de la publicidad. La colaboración y entrega por amor al arte cinematográfico.

La condición para aceptar un trabajo es que el guion llame su atención en esa primera lectura, si eso ocurre, no duda en contestar de forma afirmativa, “y si me atrapa, eso lo hago yo hasta de gratis. Te involucras tanto en las historias de los guiones que terminas como que ¡No importa, vamos a darle!”.

Tener a Mariela Barrios en el set de grabación es contar con una experta: se graduó en el año 1983 como Maquillador Profesional en la Escuela Internacional Christine Valmi en Estados Unidos, estudió Cosmetología Naturista, es masajista corporal y nutrió su hoja de vida con talleres de actualización de maquillaje para cine, teatro, publicidad, fotográfico corporal, fashion.

Ha sido maquilladora en importantes anuncios publicitarios, videoclips y campañas gráficas, además de participar en el cine en las películas “Taita Boves” de Luis Alberto Lamata, “Puras joyitas” de Henry Rivero y César Oropeza, “Azul y no tan rosa” y “La noche de las dos lunas”, ambas del director Miguel Ferrari.

Pero nada habla más de su trabajo que la metodología que aplica para afrontar un nuevo reto de maquillaje. Mariela Barrios se describe a sí misma con una palabra: intensa.

“Soy muy intensa con mi trabajo, no quiero que se me escape nada”.

Por eso, cuando hacen un llamado de grabación a una hora determinada, Mariela llega una hora antes para tener su lugar impecable y tomar la responsabilidad de ser la única maquilladora de la película, junto al apoyo de asistentes que realizan el mantenimiento en el set.

Para Mariela Barrios no hay lugar para la improvisación.

“Nunca me ha tocado improvisar porque yo soy fastidiosa, y yo pregunto y repregunto. ¿Cómo quieres esto?. Hago pruebas, siempre le doy un poquito más de lo que ellos (los directores) piden. Porque la caracterización es sorprender, que guste, nunca me he quedado a pie en una producción porque me falten materiales, porque siempre me llevo de más”.

Y para un maquillaje profesional en el cine en donde se trabaja con tantos actores de diferentes tipos de pieles y tonos se necesita variedad de bases, polvos, correctores, labiales, pinceles, “depende mucho de la cantidad de personajes que tengas, porque si haces un cortometraje donde haces poquitos personajes te puedes bandear con poco maquillaje, pero en el caso de películas como Taita Boves tienes que tener mucho maquillaje”.

Mariela Barrios

Es en la mesa de trabajo con el director, el asistente de dirección, arte y vestuario cuando se empieza el proceso de apuntar las necesidades que requiere la película. En ese instante es cuando Mariela y el equipo empiezan la caracterización de los personajes, “empezamos a discutir cada una de esos personajes, allí discutimos cómo se viste, cómo se peina, hay una paleta de colores con los directores de arte, entonces con base a todo ese conjunto tú creas ese personaje”.

Cuando queda definido el concepto, es el momento en que Mariela toma sus instrumentos y utiliza su experiencia para dejar un maquillaje definido, bien sea para una película que narre una historia presente o que se trata de una película de época.

“La gente piensa que los maquillajes de época son muy fáciles pero son muy difíciles, porque tienes que llevar el HD del maquillaje a la pantalla, las pieles tienen que quedar perfectas, el maquillaje tiene que ser muy sencillo, pero que se vea bonito. La gente se tiene que ver realmente maquillada más no pintada, porque sino se te ven los pegostes y en el cine no puede pasar eso. En el cine tiene que verse todo sumamente natural, entones ese maquillaje es el más difícil”.

Para lograr ese aspecto de High Definition o HD, Mariela utiliza directamente sus manos.

“Mi HD son mis ojos (…) El HD es la manera en como tú trabajas en la piel. Yo aplico todo con las manos y eso te ayuda a trabajar más las pieles, a que el maquillaje te dure más y que la piel se vea más lozana”.

Con experiencia en cine, teatro y televisión, Mariela demarca los límites de maquillar en cada área: en el teatro los tonos que utilizan son más fuertes, en televisión se estila maquillar con tonos ocres, marrones, y en el cine los colores son más sutiles.

“Siempre he llevado el maquillaje de cine para la televisión, si tengo que hacer un videoclip o un comercial, todo el maquillaje de cine es alta definición entonces yo uso alta definición en todo, menos en teatro”.

Se toma entre 20 y 40 minutos maquillar a un actor dependiendo de la complejidad que requiera caracterizar el personaje, pero en ese trabajo duro que debe quedar perfecto, Mariela apunta que lo más difícil es tratar de lograr un cambio a los actores que llegan, en su mayoría, de la televisión.

“Lo que yo le aconsejo a la nueva generación es tienen que tener mucha seguridad en lo que hacen, porque si tu no demuestras seguridad ellos juegan a la pelotica, te vuelven una pelotica y te lanzan con les da la gana (…). Te tienes que armar de paciencia porque tu ya tienes el personaje claro, porque ya el director habló contigo y ellos también. Te cuesta mucho pero a la final lo logras, porque tu le demuestras seguridad de que ellos van a quedar bien y de que su personaje se va a ver bien”.

Mariela Barrios

Ese camino psicológico que aplica Mariela con los actores, es la base que tiene para dirigir todo su trabajo, por eso cuando le toca un maquillaje específico se documenta para llevar ese realismo a la gran pantalla. “En el cine tienes que llevar las cosas que se vean reales, tienes que documentarte, tienes que estudiar, ver y hacer pruebas. Mis hijos eran mis conejillos de indias, yo los agarraba y practicaba con ellos”.

Con toda la experiencia que acumula Mariela delimita con precisión sus amores.

“El cine es como un “te amo”, la publicidad es como un “te quiero”, espero que lo entiendan. El cine es una cosa de amar y la publicidad es te quiero porque lo vas a hacer bien, y lo vas a hacer chévere, tu trabajo va a quedar perfecto, pero el cine es amar, es el arte, es la cultura, es tu país. El cine es un “te amo”.

Las clases magistrales que se realizan todos los jueves en la Sala de Formación Román Chalbaud, en el Laboratorio del Cine y el Audiovisual “Rodolfo Santana”, del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía, son, en palabras de Alizar Dahdah Antar, su vicepresidenta, “un homenaje a todas esas personas que han dado su vida al cine venezolano, a esos técnicos cinematográficos que han trabajado con mucha entrega, con mucho esfuerzo y sacrificio, pero que muy pocos conocemos. Queremos dar visibilidad a estos creadores, queremos colocar rostros a esos nombres y apellidos que aparecen en los créditos de las películas venezolanas”.

Cada jueves, el público puede disfrutar las clases en vivo por el canal de YouTube: Centro de Cinematografía CNAC VENEZUELA.

Mariela Barrios

Texto y fotografía: Mawarí Basanta