Taller de la Idea al Cortometraje culminó con una historia llena de esperanza

El Taller de la Idea al Cortometraje dictado en la parroquia San Agustín, con el Programa CNAC Cine en Comunidad, organizado por el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), culminó con la producción del cortometraje “El milagrero”.

Idea al Cortometraje

El participante más joven del Taller de la Idea al Cortometraje que se dictó por tres semanas en la parroquia San Agustín, en la sede de la Televisora de San Agustín (TVSA), tiene 50 años. El mayor llega a los 68 años.

Pero lo primero que observó Adan García, quien dictó un taller de cámara, no fue su edad sino su compromiso, “saben qué es lo que quieren, saben hacia dónde van, saben por qué están trabajando en esto y están muy entusiasmados. Tienen ganas de querer aprender la parte audiovisual”.

Doce participantes de la parroquia San Agustín tuvieron la oportunidad de aproximarse a la teoría del mundo cinematográfico: Veruscka Cavallaro dictó un taller de guion, Luis Guillermo González estuvo a cargo del taller de producción y dirección, Adán García enseñó sobre cámara y Mario López ofreció un taller de sonido.

El resultado final de todo este aprendizaje fue la grabación de un cortometraje que titularon “El milagrero”.

A Gustavo Ortegano asumió la responsabilidad de ser el director y explica en que consiste “El Milagrero”. “El corto de hoy trata de reivindicar los valores, de proyectar los valores, porque los muchachos han perdido la cortesía: darle el asiento a las personas, decir buenos días, detalles que se han ido perdiendo. Trata de un personaje que cree en los santos y que se encuentra con una situación con una señora mayor. Él ve esa situación, se preocupa y en un tono de humor trata de recuperar esos valores”.

La grabación de “El milagrero” se realizó en la avenida principal de San Agustín, en donde los aprendices de cine recuperaron un autobús dañado y lo transformaron, con la magia del cine, en un vehículo operativo.

A Orlando Castillo le tocó la responsabilidad de ponerse al frente de la cámara, “esto es un aprendizaje muy bueno, por la magia que se ve en el cine. Es diferente de cuando uno lo realiza a cuando uno lo ve”.

El sonidista del canal VIVE TV, Mario López, expresó que la experiencia de trabajar con los talleristas fue reconfortante, “hay gente en las comunidades que quiere aprender, que quiere hacer televisión, quiere hacer cine y eso es importantísimo, por eso hay que apoyarlos masivamente, no solo en la comunidades de Caracas, sino también en el resto del país para que se masifique y logre cada quien sus objetivos como comunidad, como barrio”.

Texto: Mawarí Basanta
Fotografía: Sergio Gómez Antillano