El patrón y los bocetos de vestuario de Cape Grillet en el cine venezolano

Ana “Cape” Grillet deslumbró en su Clase Magistral sobre vestuario en el cine venezolano, en el octavo encuentro del Programa Descubriendo Nuestros Protagonistas del Cine Venezolano, organizado por el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC).

Cape Grillet

La vida de Cape Grillet desde muy pequeña estuvo vinculada a la danza, al teatro y a las artes. Era un gen heredado de sus padres, en especial de su papá Victor Alberto Grillet, poeta, periodista, director de teatro y redactor de novelas y programas históricos para la radio. Después de terminar la educación primaria, sus padres tomaron una decisión que resultaría premonitoria: la inscribieron en una escuela de arte y oficio para que aprendiera lo que hoy se conoce como diseño de modas.

En los días de juegos con sus hermanos, los títeres eran los protagonistas y Cape Grillet era la encargada de preparar el vestuario de los protagonistas. Al mismo tiempo, se formaba como actriz de teatro, realizó danza, pantomima, y además performances.

Un amigo le preguntó si quería participar en la película “Música nocturna” (1988) del director Jacobo Penzo. “Yo me hice las escenas en colores, y como el director de arte era escenógrafo utilizamos un lenguaje muy artístico”.

Con Jacobo Penzo también trabajaría como diseñadora de vestuario en 1992 en el largometraje “En territorio extranjero”. En “Río negro” (1989) de Atahualpa Lichy Cape Grillet comenzaría a especializarse en el diseño de vestuario indígena, una experiencia que ya había vivido cuando daba talleres de títeres en las escuelas de Puerto Ayacucho, “a mí siempre me ha gustado mucho la investigación. A mí me gustan las películas donde tengas que buscar, y luego impregnarle tu esencia”.

La primera vez que puso en su hoja vida el cargo de diseñadora de vestuario indígena fue en la película de coproducción entre Francia y Venezuela, “Un indien dans la ville” (1994) de Hervé Palud, para luego continuar con esa responsabilidad, junto a Lucila y Rosa Muñoz, en el largometraje “Le jaguar” (1995) de Francis Weber.

“Cuando hice ´Jaguar´ me fui a Puerto Ayacucho con un chofer, recorrimos todas las comunidades indígenas para comprar guayucos usados, también compré hamacas. Eso es un trabajo de investigación, hacíamos nuestra creación y le dábamos el color con las bolas de onoto (…). Yo compraba semillas y hacíamos nuestros diseños con pepa’e zamuro o comprábamos los collares”.

Lucila Muñoz comparte con Cape la defensa del trabajo en el set como un proceso rico en formación, “es muy importante la confección porque a veces los actores llegan del extranjero y no sabemos ni quiénes son, entonces en el momento o un día antes hacemos el vestuario en el set (…). En el set es donde se vive porque realmente es donde se ve la realidad, es donde se sale adelante”.

Cape Grillet

Cosiendo un personaje

A Cape Grillet la creatividad la persigue en las noches o cuando está sola caminando por la ciudad.

Luego de tener el guion en sus manos, lo lee poco a poco, para después conversar con los realizadores sobre la psicología de los personajes. En ese momento, Cape Grillet empieza la etapa de la investigación: mira fotografías de la época, consulta libros de historia, contempla cuadros. Todo parte de una búsqueda, “las herramientas que utilizo es querer hacerlo y creer en lo que haces”.

Para Cape Grillet es prioridad tocar la emocionalidad de quienes encarnan la historia, antes de tomar decisiones sobre el color o el tipo de tela que se va a utilizar en el vestuario. “Esa es mi forma de trabajar, y después hablo con el director y llegamos a un acuerdo. Otros me dicen que haga lo que quiera que es lo que a mí me gusta”.

Cuando tiene los diseños en la mente, busca al dibujante para que haga la base y ella colorea sus diseños.

“Todos lo que hacemos cine, o los que estamos en arte, o estamos en la creación, estamos como poseídos; y después uno se pregunta ¿cómo yo hice esto?”

Cape realiza un desglose de cambios y en su trabajo tiene contacto directo con el script, el asistente de dirección, el director de arte y en especial, el director de fotografía, “me gusta mucho la relación con el director de fotografía porque el director de arte más que todo trabaja por los fondos, pero me gusta mucho con el director de fotografía porque mi trabajo depende mucho del suyo”.

Cuando trabajo me gusta ver la parte artística, hacer imágenes de los personajes”.

Para Cape Grillet el éxito de una película depende de la cantidad de personas que trabajen en ella, y en su área, la del vestuario, es importante tener una máquina de coser y una costurera en el set. Así ocurrió con Rosa Muñoz, quien la acompañó en el rodaje de la película “Libertador” dirigida por Alberto Arvelo.

Rosa aprendió en ese largometraje de Arvelo técnicas para dar un aspecto de viejo a las ropas. “En ´Libertador´ los productores extranjeros trajeron patinadores y nos enseñaron técnicas nuevas con materiales distintos a como uno lo hace. Rocíabamos con permanganato todas las chaquetas nuevecitas, en lo que se seca agarra el color a viejo. La patinábamos, le dábamos lija y si no, con el cepillo de alambre”.

Cape Grillet

Cape Grillet afirmó que llegó al cine respetando y creyendo en los cineastas que fueron pioneros del cine nacional. También considera necesaria una generación de relevo. Por otra parte, Lucila Muñoz apuntó que la lucha de los que han realizado cine ha sido aprendiendo y trabajando, “nosotros nos formamos trabajando, nosotros no somos universitarios (…) Aprendimos de la nada pero eso es muy bonito”.

Alizar Dahdah Antar, vicepresidenta del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía, dijo que el Programa Descubriendo Nuestros Protagonistas del Cine Venezolano busca dar a conocer a “esas personas que le han dado su vida al cine venezolano pero que muy pocos conocen, que solo son conocidos dentro del medio cinematográfico, que no es tan grande pero es rico, inmenso en el valor, la experiencia, el amor y la pasión de cada uno de esos técnicos cinematográficos que han trabajado y que han hecho posible que se hagan las películas en nuestro país”.

Cada jueves, a partir de las 9:30 de la mañana en la Sala Román Chalbaud del Laboratorio del Cine y el Audiovisual de Venezuela “Rodolfo Santana”, el público tiene la oportunidad de disfrutar de una Clase Magistral con Nuestros Protagonistas del Cine Venezolano.

El CNAC también pone a disposición del público, las clases magistrales en vivo a través del canal de YouTube: Centro de Cinematografía CNAC VENEZUELA.

Texto: Mawarí Basanta
Fotografía: Sergio Gómez Antillano