Fabiola Fernández: Diseñando el arte en las películas de época

“Manuela Sáenz”, “Francisco de Miranda”, “Taita Boves”, “El malquerido” y “Espejos”, son algunas de las obras cinematográficas en las que ha participado Fabiola Fernández con el diseño de arte.

Fabiola Fernández

La diseñadora de arte Fabiola Fernández, junto a su equipo, ha recreado mundos e historias en los lugares más inverosímiles.

En la película “Manuela Sáenz” (2000) del director Diego Rísquez, transformaron Los Aleros en el estado Mérida en un pueblo pesquero; también para “Francisco de Miranda” (2006) del mismo realizador, crearon una fastuosa cena de una zarina rusa en una iglesia en el sector de San Martín en Caracas.

En El Calvario regaron con múltiples pétalos de rosa sus largas escaleras y, para un videoclip de unos cantantes de música urbana, Fabiola Fernández recreó un día de playa, sol y arena en un espacio encerrado de la Universidad Simón Bolívar.

Con estudios en orfebrería, artes de fuego, escultura, diseño gráfico y talleres de guion y fotografía, el primer sueño de niña de Fabiola fue ser actriz.

“Yo siempre he estado en una búsqueda. Sabía que mi punto era el arte, desde pequeña quería ser actriz pero como cosas de la familia me dijeron que estaba loca, así que estudié computación”.

La computación no le quitó el amor hacia el arte, el estudio de la plástica, de los colores y la investigación, y entre algunas de las películas que ha participado “Libertador” (2013) de Alberto Arvelo, “Taita Boves” (2008) de Luis Alberto Lamata, “El camino de Santiago” (2003) una producción española bajo la dirección de Jorge Algora, Fabiola Fernández ha tenido que sumergirse en la historia.

“Para mí la historia era un ladrillo, pero he hecho muchísimas cosas de época y me encanta cuando investigo, cuando hablas con un historiador, esa parte es super bonita”.

Realizó la dirección de arte en un largometraje de España con una historia del siglo XII, la era de los Templarios; también en “El malquerido” (2015) de Diego Rísquez recreó las décadas de los 50, 60 y 70.

En estas producciones, Fabiola Fernández explica que se utiliza la licencia poética, “no estamos haciendo un documental, hay mucha gente que critica las películas de época porque están esperando una cosa fiel a la historia y tampoco es así. En estas películas tienes esa apertura de tener licencia poética”.

Fabiola Fernández

Voluntad, energía y amor

Su arte no solo ha recorrido el cine de Venezuela, sino también el de Francia, España y Alemania. Fabiola tiene experiencia en videoclips y en más de 2.000 comerciales, fue con su trabajo en los comerciales que conoció al cineasta Diego Rísquez con quien ha trabajo en varias oportunidades.

“Con Diego ha sido una experiencia gigantesca porque a él le gusta mucho la parte plástica y a mí también. Así que cada vez que uno va a realizar algo, es como crear un gran cuadro, es también para que el actor se sienta a gusto con lo que estás montando, con lo que estás haciendo”.

Como diseñadora de arte, Fabiola Fernández se integra desde la etapa de la preproducción de la obra. Cuando se reúne con el director, lee el guion y a partir de este momento empiezan a crear cada ambiente de la película.

Fabiola va elaborando todo el conglomerado estético, ella y su equipo empiezan a buscar los objetos: una vela de cebo porque da una llama diferente y se derrite de una manera particular, terciopelo para los grandes escenarios, barriles para tapar un poste.

Fabiola también escribe una lista de necesidades en el set y diseña propuestas en un trabajo en conjunto con el vestuarista, el maquillador y el estilista.

“La función del director de arte es dar todas las directrices de la parte estética de la película, pero en Venezuela terminas haciendo de todo un poco, tienes que estar hasta en los ensayos con los actores”.

Con poco dinero para la dirección de arte y con un equipo mínimo, al lado del director Diego Rísquez ha podido solventar problemas con la ayuda de todos los técnicos.

Fabiola Fernández

En “Manuela Sáenz” tuvo que crear un gran mercado en la playa, “en ese momento el equipo de arte eramos el chofer del camión, mi pupila y yo (…) Nos fuimos los tres a la playa de noche, con unas lamparitas, a cortar palos y martillar; y cuál fue la sorpresa que empezó a llegar gente para ayudarnos. Todos los eléctricos empezaron a martillar y así montamos el mercado, fue increíble y ahí es cuando te das cuenta que todo es posible si uno se une, es una gran cadena”.

Voluntad, buena energía y amor son las tres piezas que engrana Fabiola Fernández para que una película llegue a un buen resultado.

Para los nuevos entusiastas del diseño de arte, Fabiola recomienda investigar, “nosotros no tenemos una escuela como tal, no hay. Creo que es un trabajo de investigación lo que te puede ayudar (…) Yo creo que una persona que no sepa nada de arte no podría hacer el trabajo, a menos que se instruya”.

“Descubriendo Nuestros Protagonistas del Cine Venezolano es un programa del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía, CNAC, para dar a conocer y reconocer a nuestros hacedores del cine venezolano en sus 120 años. No solo los directores y productores hacen las películas, también hay un sin fin de personas que día tras día han dejado su huella en cada una de las películas que se ha hecho en nuestro país. Con este programa deseamos descubrir a nuestros protagonistas invisibilizados del cine venezolano, maquinistas, eléctricos, utileros, directores de arte, maquilladores, estilistas, sonidistas, foquistas, camarógrafos, directores de fotografía, script, asistentes de dirección, casting, productores de campo, camioneros, administradores, guionistas, entre otros, son parte del equipo de producción de una obra. Queremos que los venezolanos y venezolanas los conozcan uno a uno, y se sientan orgullosos de tanto talento” expresó Alizar Dahdah Antar, vicepresidenta del CNAC.

Todos los jueves, a partir de las 9:30 de la mañana, el público puede asistir a una Clase Magistral en la Sala de Formación Román Chalbaud, en el Centro Monaca. Para conocer los próximos invitados pueden estar atentos a nuestras redes sociales: en Twitter e Instagram @cnac_en_linea y en Facebook: Centro de Cinematografía CNAC.

Texto: Mawarí Basanta
Fotografías: Sergio Gómez Antillano