“Hijo por hijo” sitúa a un secuestrador en los zapatos de sus víctimas

El cineasta Juan Avella conversa sobre su cortometraje “Hijo por hijo”, que actualmente se exhibe en las salas de cine de todo el país a través del programa a de distribución, exhibición y promoción de cortometrajes nacionales en salas de cine digital a nivel nacional, “Venezuela en Corto”.

Hijo por hijo

Juan Avella no quería retratar el tema del secuestro en Venezuela, para el cineasta la trama se había tocado de muchas formas en los cines venezolanos, pero un punto de inflexión en la historia llamaba su atención: la idea de poner a un secuestrador en los zapatos de sus víctimas.

“Lo único es que no sabía cómo presentarlo, lo descifré mientras veía una película llamada ‘Locke’, protagonizada por Tom Hardy, donde toda la trama toma lugar dentro de un carro. Y en ese momento nació ‘Hijo por hijo'”.

Con su cortometraje, el cineasta no solo busca narrar una historia diferente, también condena el secuestro, retrata a los victimarios como seres humanos complejos pero sin glorificarlos, “es darle al criminal un sabor de su propia medicina, forzarlo a explorar la montaña rusa emocional que inflige en los demás”, expresó Avella.

Hijo por hijo

Para darle este formato emocional, desarrolló la idea en seis meses y cuando tomó forma, el proceso de escritura, la preproducción y la filmación duró un mes para luego invertir otros seis meses en la postproducción.

Más de 30 personas participaron en todo el proceso de producción del cortometraje que Juan Avella realizó de forma independiente. Para la postproducción participaron profesionales extranjeros como el colorista Jared Pertch, quien ha colorizado films como “The Force Awakens” y “The Founder”, y el español Pablo Croissier es el compositor original.

Hijo por hijo

“Hijo por hijo” fue seleccionado en la edición 32 del Festival Internacional de Cine de Guadalajara que se celebrará en México del 10 al 17 de marzo del año en curso, en la categoría de Cortometraje Iberoamericano.

Juan Avella considera que esta participación es muy importante, “espero poder conocer cineastas y productores con mi misma sensibilidad y así quizás poder colaborar en otros proyectos. Y bueno… si ganamos el premio de mejor cortometraje iberoamericano, no me quejo. Sería excelente para el cine nacional”.

Gracias al Programa Venezuela en Corto, el cortometraje “Hijo por hijo” puede ser disfrutado por el público en las salas de cine en todo el territorio nacional.

Hijo por hijo

Para Avella, lo mejor que le pudo haber pasado a su trabajo es haber sido seleccionado para formar parte del programa, “mi meta con el corto era que fuera aceptado por el programa y distribuido en cines, así que haber logrado este objetivo me hace muy feliz. Todo cineasta desea que su película sea disfrutada por audiencias, y esto es lo que hemos logrado”.

Venezuela en Corto llega a las salas de cine con el apoyo del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), y además del cortometraje de Juan Avella, también se exhibe la obra cinematográfica del realizador Tuto Rodríguez “Amäy Sabana”.

Hijo por hijo

Texto: Rosa Elena Mota
Fotografía: Cortesía/Hijo por hijo