INICIO | FESTIVALES Y PREMIOS | Táchira se convirtió en la capital del séptimo arte nacional durante 3 días

Táchira se convirtió en la capital del séptimo arte nacional durante 3 días

21 cortometrajes de diversos géneros compitieron en la tercera edición del Festival Regional de Cine y Video de Táchira, realizado desde el 19 hasta el 21 de agosto en la ciudad de San Cristóbal.

Festival de TachiraEl cortometraje “Normal”, de Vadim Lasca, se alzó con cuatro premios en la tercera edición del Festival Regional de Cine y Video Comunitario, realizado en la capital tachirense durante tres días. Mejor Cortometraje de Ficción, Mejor Dirección, Mejor Sonido para Frank Rojas y Mejor Actor para Slavko Sorman, fueron los galardones obtenidos por el trabajo de 17 minutos.

El Mejor Cortometraje de Ficción Regional fue para “Centenario”, de Jasmer Meléndez; el corto de terror “Punzón”, de Kimberly Jiménez obtuvo el premio al Mejor Guión; la categoría de Mejor Actriz fue otorgada a Marcela Girón por “Un litro”, de Gresliz Aguilera; y el Mejor Documental lo obtuvo el tachirense “Aleafar”, de Daniel Peñaloza, por su investigación sobre la artista trujillana Rafaela Baroni, patrimonio cultural viviente de nuestro país.

El jurado, que este año estuvo conformado por los cineastas Luis Alberto Lamata, Carlos Caridad Montero, y el documentalista y profesor Régulo Rincón, de la Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt, en Maracaibo, otorgó menciones especiales al trabajo “Ratas y culebras”, de Jesús Romero, por el manejo adecuado de los efectos especiales y maquillaje, así como también para “El columpio”, de George Rojas, por su impecable dominio en el manejo de la animación con un gran contenido humano y social.

Festival de TachiraPara Carlos Caridad Montero, la selección de los cortometrajes en competencia fue muy heterogénea. “Estaba muy bien cuidado, había un balance entre las producciones, géneros variados. Como siempre el corto venezolano sigue siendo un espacio fértil para la experimentación. A veces se ven muchas cosas interesantes, más que en los mismos largometrajes”.

El Festival Regional de Cine y Video del Táchira, que cuenta con el apoyo del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), de la Fundación Cinemateca Nacional, instituciones de la Plataforma de Cine del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, además de la colaboración de la Dirección de Cultura de la Gobernación del Táchira, realizó homenajes a Luis Alberto Lamata, director de “Azú, alma de princesa”, película que fue exhibida durante la fiesta del cine, así como también al talento del área audiovisual regional, José Hull Acevedo.

Ambos recibieron por parte del festival una particular representación en miniatura de sí mismos, elaborada en arcilla por el escultor tachirense Jesús Lugo.

Luis Alberto Lamata“Es un lindo homenaje de parte de la gente de Táchira, pero más allá me interesaron los conversatorios donde tuvimos la oportunidad de hablar de cine, tener esa experiencia. Siempre te encuentras gente interesada y talentosa en aprender de cine, y con la cual estoy seguro que veremos grandes películas juntos más adelante”, asegura Lamata, quien actualmente se encuentra en la escritura de lo que será su noveno largometraje.

El encuentro cinematográfico contó este año con la presencia de la Vicepresidenta del CNAC, Alizar Dahdah, quien acompañó a los tachirenses con el disfrute de las actividades culturales preparadas por sus organizadores Santiago Camargo y Rayn Díaz.

Constancia

Durante todo el año el festival se enfoca en llevar el cine a aquellos espacios que carecen de cultura cinematográfica en la región andina, así lo afirma Camargo. “Se quiere seguir motivando a la gente para concursar y para construir un discurso audiovisual que venga de las regiones, de las comunidades. Somos locales y estamos retirados de la capital, pero es positivo el acceso del cine a la gente con las nuevas plataformas”.

Festival de Tachira

El evento, que forma parte del Sistema Nacional de Festivales y Muestra de Cine del Cine en Venezuela (SNFMCV), tiene entre sus propósitos, ampliar el evento. “Se quiere que el festival vaya a los pueblos, y que sea rotativo, para crear un impacto en las comunidades y que no solo sea San Cristóbal, debemos mejorar”.

Luego de la clausura del encuentro, sus organizadores seguirán haciendo trabajo de calle, con las proyecciones al aire libre de los cortos seleccionados para la competencia, en varias comunidades de todo el estado Táchira, una entidad que sigue creciendo a nivel cinematográfico.

Texto: Willetza Bolívar
Fotografías: Cortesía del Festival Regional de Cine y Video de Táchira

Facebook Twitter
Enviar esta nota