INICIO | NOTICIAS | Cortometraje “La culpa” representará a Venezuela en Cannes

Cortometraje “La culpa” representará a Venezuela en Cannes

El filme, del realizador marabino Michael Labarca, competirá en la categoría Cinéfondation del Festival de Cannes, Francia, del 11 al 22 de mayo.

La culpaEl cortometraje “La culpa, probablemente”, del realizador Michael Labarca, fue seleccionado para competir en la Cinéfondation del 69° Festival Internacional de Cine de Cannes, Francia. La obra fue realizada como trabajo final de grado en la Escuela de Medios Audiovisuales de la Universidad de Los Andes (ULA). Desde Buenos Aires, el director marabino conversó con el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía y reveló detalles de su filme.

¿De dónde surgió la idea de relatar esta historia?
Me interesa mucho el tema de la culpa, elcómoeste sentimiento te hace permanecer en relaciones o situaciones que no son sanas, porque no quieres hacerle daño a otros pero al final te haces daño a ti. La concebí con propósitos terapéuticos. Está inspirado en una especulación mía sobre el dilema que pudo sentir mi padre cuando tuvo que decidir entre quedarse con nosotros –su familia- o la mujer que amaba. Pero enfoqué la historia desde el punto de vista de esa otra mujer, que también sufre la indecisión del hombre; y le agregué al personaje de ella el vínculo con su hija, pues también me parece profundo y complejo el universo de las madres solteras. Y si ya a veces nos genera culpa romperle el corazón a una pareja, imagínate romperle la ilusión a un niño que te ve como padre.

La culpa¿Dónde fue rodada?
En Mérida. Necesitábamos una locación lo suficientemente oscura y silenciosa donde pudiéramos hacer creer que no había electricidad. Y así la producción consiguió una urbanización que aún no estaba habitada, esto ayudó a construir la atmósfera que deseaba. Toda la historia transcurre dentro de una modesta casa que se encuentra en obra gris, lo que servía como metáfora de un hogar inacabado.

La competencia será sin duda muy intensa en Cinéfondation. ¿Cómo evalúas tu posibilidad de triunfar?
No pienso en eso ahora. Sólo quiero asistir a Cannes y vivir el presente. Más que preocuparme por la competencia, me interesa mucho conocer la mirada de esos otros jóvenes realizadores, quiero aprender de ellos, ver qué les motiva, qué les conmueve del mundo, qué cuentan a través de sus películas. Es una gran oportunidad para crecer como cineasta.

Estás representando a la EMA de la Universidad de Los Andes, ¿Cómo describes tu experiencia en esta casa deestudios?
Esa es mi casa, mi huerto. Le debo mucho a ese espacio de formación. Tuve profesores que me aportaron mucho: Leonardo Henríquez, Ricardo Chetuan, Camilo Pineda, Juana New, María Ríos, Francisco Quiñónez, Irina Dendiouk, César Lucena, Rafael Lacau y Adriana López. También mis compañeros Freddy Matos, María Victoria Soler, Adriana González, Leandro Arvelo y muy recientemente David De Luca y Patricia Ramírez.

La culpa¿Cuáles son tus planes y propuestas para lo que será tu ópera prima?
Ahora mismo me interesan los personajes que pasan por dilemas morales y existenciales, que enfrentan dudas, que toman decisiones que ameritan sacrificios importantes. Estoy escribiendo sobre tres chicos que transformaron sus vidas luego de tener antecedentes con la violencia. Cada uno por motivaciones diferentes salió de ese mundo, pero una situación de vida o muerte los hace considerar de nuevo acercarse a la vida que llevaban. Apenas son ideas sueltas, pero estoy muy emocionado con la premisa.

¿Qué podría aportarle al cine venezolano?
Creo que romper con los paradigmas de la industria de Hollywood, la publicidad y los videos de reggaetón es un gran punto de partida para construir una identidad cinematográfica sólida, sobre todo para educar a nuestro público. Por eso –parafraseo a Marx- como realizadores no sólo tenemos la responsabilidad de crear una obra para el público, sino también de formar a nuestro público para nuestra obra. Pero es un trabajo de todos, de productores, directores, sonidistas, fotógrafos, guionistas, actores, de críticos e instituciones públicas y privadas. Un trabajo en equipo, como en el cine.

Michael Labarca está promoviendo una campaña de ‘crowdfunding’ para financiar y hacer posible su presencia en Cannes. Los interesados en apoyarlo, pueden realizar su aporte o compartir la campaña en el siguiente enlace: www.indiegogo.com/projects/help-me-attend-cannes-film-festival-with-my-movie

Texto: Ernest Stuyvesant
Fotos: cortesía Melina Hidalgo

Facebook Twitter
Enviar esta nota