INICIO | NOTICIAS | El cine comunitario retrató la cultura sucrense en “Cumaná 500”

El cine comunitario retrató la cultura sucrense en “Cumaná 500”

Seis cortometrajes fueron proyectados en el Teatro Luis Mariano Rivera, como resultado del proyecto realizado por el CNAC en la ciudad, celebrando su 500 aniversario.

Cumaná 500El proyecto de cine comunitario “Cumaná 500” mostró seis cortometrajes resultantes del proceso de formación audiovisual que el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) llevó a la capital sucrense, en el marco de sus quinientos años de fundación.

“Hijos del mar y del viento” dirigido por Carlos Cedeño; “Guante de oro” y “Juan papagayo” de Francisco López Aberdeen; “El campeón” bajo la dirección de Lipcio Patiño; “4 Paredes” de Katherine Betancourt y “El diablo de Cumaná” de Ernesto González fueron las obras presentadas en un colmado Teatro Luis Mariano Rivera.

Cumaná 500“Creemos que otro cine es posible partiendo del derecho constitucional de ejercer nuestra libertad de creación. Hay un cine que hace la industria, con las grandes empresas de producción comercial. Pero ese mismo modo, visto desde otra mirada, permite construir grandes obras que dan a conocer a los países. El comunitario es el único que nos permite contar nuestras propias historias, para comprendernos y conocernos a través de la espiritualidad, el amor y el reconocimiento de aquellos que piensan diferente. Así se hizo acá”, comentó el cineasta Luis Cerasa, director del proyecto.

Cumaná 500La idiosincrasia, costumbres e historias locales de la ciudad fueron reflejadas en los cortos, con la participación de más de 76 habitantes de las comunidades. El proceso de formación se dio con profesionales del séptimo arte nacional, como el cineasta y dramaturgo Román Chalbaud; Gustavo Michelena, presidente de la Asociación Nacional de Autores Cinematográficos (ANAC); la productora Hilda de Luca, Jhonny Febles (fotografía); Asdrúbal Meléndez en arte, Frank Rojas en sonido y Daniel Carrillo en edición. Docentes de la escuela Cine en Formación guiaron la etapa de realización de las obras.

Cumaná 500“Hijos del mar y del viento” retrata la vida y labor de los pescadores de la zona. Los creadores experimentaron en botes la faena que viven estos trabajadores día tras día. “Fue una odisea que nos dejó mucha experiencia. Utilizamos cinco locaciones y alrededor de 30 imágenes de apoyo. Conversamos con los pescadores y sus familias. Estuvimos en El peñón, Cumanagoto, El Guapo y otras comunidades. Los peces se convertirán en el primer plato de nuestra mesa, uno de los alimentos principales. Estudiaremos llevarlo a mediometraje”, dijo Carlos Cedeño, director del filme.

“El campeón” rinde homenaje a Antonio Esparragoza, campeón mundial de boxeo de Cumaná que aún reside en su ciudad natal y tiene un gimnasio de combate, donde imparte clases a futuros pugilistas. Y del boxeo hay una más, pero ésta de ficción: “Guantes de oro”, que busca sorprender a los amantes del cine con una trama original.

Cumaná 500“Juan papagayo” es una adaptación del cuento de ficción autoría de Henry Guerra, que adaptó el director Francisco López Aberdeen, protagonizado por el actor Pedro Tillero, de 11 años. “Desde chico soñaba con hacer esto. Es mi primera participación en la gran pantalla. Había estado en obras de teatro previamente, pero frente a la cámara me sentí de maravilla. Cuando me vi en el cine tuve ganas de llorar, porque mi sueño se hizo realidad. Quiero estar ligado siempre a la actuación y a las artes. Participé en los talleres de Román Chalbaud”, expresó el protagonista del cortometraje.

Adicionalmente, se celebró en la ciudad la Muestra de Cine Venezolano “500 años Cumaná”, en las salas Cinex del centro comercial Marina Plaza, donde se proyectan los seis filmes previo a cada proyección de largometrajes criollos que participan en la selección: “Libertador”, “De navíos, ron y chocolate”, “Papita, maní, tostón”, “Miranda regresa”, “Jericó”, “Meñique” y “Manuela Sáenz”.

El nuevo cine comunitario

Los realizadores de los seis cortometrajes manifestaron su compromiso con el cine venezolano, luego de haber experimentado -algunos por primera vez- en la producción de las obras audiovisuales que muestran, a través del lente, un pedacito de su ciudad, de la que aún resta un sinfín de historias por contar.

Katherine Betancourt, directora de “4 paredes”

“Agradezco a mi equipo, al CNAC y a las UPAC. Fue una experiencia bastante satisfactoria todo el proceso, los cortos de mis compañeros quedaron maravillosos. El empeño, esfuerzo y humildad nos fortalece para crear. Si todos ponemos de nuestra parte, se pueden lograr productos como estos, resultantes de un proceso de formación que se dio con éxito. Ahora podemos verlo y sentirlo. El imaginario al que pertenecemos puede mostrarse, llegar más allá de las barreras que nos limitan”.

Francisco López Aberdeen, director de “Juan papagayo” y “El guante de oro”

“Conocí cómo trabajar con los distintos realizadores, cada uno en su rol, y llegar a realizar lo que deseo en mi pensamiento. Este grupo cumanés está comprometido con llevar a la ciudad una parte de su idiosincrasia”.

Fátima Mago, realizadora en el área de sonido, iluminación y fotografía

“El beneficio, amor y apoyo que aplicamos entre todos hizo realidad los cortometrajes. Lidiar con el carácter y las ideas de cada persona, con el tiempo y con el espacio, te hacen vibrar en la realización. Fue mi primera experiencia cinematográfica y estoy muy contenta con el resultado y la reacción del público”.

Texto y fotos: Ernest Stuyvesant

Facebook Twitter
Enviar esta nota