‚ÄúMuerte suspendida‚ÄĚ: acci√≥n policial venezolana contra el secuestro

La √≥pera prima de Oscar Rivas Gamboa busca aclarar que los delincuentes no son ni los buenos ni los protagonistas. El 28¬į estreno del cine venezolano en 2015 llegar√° a la gran pantalla criolla el viernes 13 de noviembre.

Muerte SuspendidaEl secuestro de un comerciante de origen portugu√©s en Caracas, torturado y mantenido en cautiverio durante 11 meses en 2013, inspir√≥ una de las haza√Īas de inteligencia m√°s recordadas por el Cuerpo de Investigaciones Cient√≠ficas Policiales y Criminal√≠sticas (CICPC), que mediante su Divisi√≥n Nacional Antiextorsi√≥n y Secuestro logr√≥ rescatar al hombre del aliento de la muerte, que lo acech√≥ sin tregua hasta el d√≠a en que consigui√≥ de nuevo la libertad.

Esta historia de la vida real conduce la trama de ‚ÄúMuerte suspendida‚ÄĚ, del director Oscar Rivas Gamboa, vig√©simo octavo estreno nacional del 2015 que desnuda con acci√≥n y plena participaci√≥n de la polic√≠a cient√≠fica del pa√≠s la manera en la que operan las bandas delictivas, en este caso conformadas por mafiosos venezolanos dirigidos desde Colombia, que reciben entrenamiento paramilitar en la frontera entre ambos pa√≠ses.

Lograr desmantelar una operaci√≥n de secuestro no es tarea f√°cil. En vista del considerable aumento de casos de este flagelo en Venezuela, el realizador refleja en la gran pantalla la complejidad que conlleva un procedimiento de este tipo, donde no hay espacio para el error y la b√ļsqueda debe llegar a la misma zona donde son sometidas las v√≠ctimas, mediante una acci√≥n de inteligencia secreta.

Muerte SuspendidaLa producci√≥n busca impresionar a los espectadores mostrando elementos vanguardistas de tecnolog√≠a que se presume utilizar√≠a el CICPC. Desde una pantalla proyectada en holograma al estilo de Tom Cruise en ‘Minority report’ hasta un perro Pastor alem√°n entrenado que se lanza en paraca√≠das tras la pista de los maleantes, el filme promete llegar a la gran pantalla con una buena dosis de p√≥lvora, drama familiar y esperanza, con gui√≥n original escrito por Carmelo Castro.

Guarenas, Los Teques, Caracas e Higuerote fueron los escenarios del rodaje. ‚ÄúBuscamos rescatar los valores de la instituci√≥n policial. Los malandros no son figuras de acci√≥n y no tienen nada positivo. La labor del CICPC est√° al servicio de resolver cr√≠menes para hacer justicia. Plasmar este elemento es importante. A muchos oficiales les apasiona este trabajo y abandonan muchas cosas para cumplir su deber de manera √≥ptima‚ÄĚ.

Muerte SuspendidaDefinir ante los j√≥venes de forma clara y concreta los ‘roles’ que cumplen la ley y los delincuentes en la sociedad es uno de los objetivos de la pel√≠cula. En s√≠ntesis, el malandro con pistola no es el h√©roe. ¬ŅLo ser√° el polic√≠a? Lo cierto es que la imagen de los uniformados se enaltece en el largometraje, hasta el punto de consagrar las t√©cnicas de criminal√≠stica e inteligencia que aplica la Brigada de Acciones Especiales (BAE) en el pa√≠s, adicional a la Divisi√≥n Aeron√°utica.

Oscar P√©rez interpreta un personaje con el que se siente muy identificado: un oficial de la brigada especial, pues en realidad es agente activo del BAE y jefe de operaciones a√©reas con 15 a√Īos de experiencia. ‚ÄúUna vez, mediante una operaci√≥n en un barrio, un ni√Īo se me acerc√≥ al verme armado y me dijo que cuando creciera, quer√≠a ser ‘pran’ para tener dinero y mujeres lindas. Esto me conmocion√≥ y un objetivo importante de la pel√≠cula es hacerlos entender que esa idea est√° err√≥nea. Los hampones no pueden ser vistos como superh√©roes. Tambi√©n mostramos toda la dedicaci√≥n que las autoridades aplicamos para erradicar la delincuencia‚ÄĚ, coment√≥ el tambi√©n coproductor.

Marcos Moreno, ‚ÄúZapata 666‚ÄĚ, Laureano Olivares, Antonio Cuevas, Claudio de la Torre, Charyl Chac√≥n, ‚ÄúDj Pana‚ÄĚ y Diego Flores son algunos de los talentos que conforman el elenco del filme, √≥pera prima de Oscar Rivas Gamboa, quien previamente ha producido programas de televisi√≥n, videoclips y comerciales, para ahora debutar en la gran pantalla con esta obra de acci√≥n policiaca y drama familiar.

Texto: Ernest Stuyvesant