El documental se apoderó de Maracaibo

El encuentro cinematográfico organizado por la Fundación Manuel Trujillo Durán, con el apoyo del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), exhibió 40 filmes en la capital zuliana

El documental se apoderó de MaracaiboLos filmes “Hay alguien allí”, dirigido por Eduardo Viloria, y “El laberinto de lo posible”, de Wanadi Siso, recibieron el premio compartido al Mejor Largometraje Documental de la primera edición del Festival de Cine de Maracaibo, evento que tomó durante una semana a varias comunidades, centros culturales y espacios alternativos de la región, para mostrar lo mejor de las propuestas nacionales e internacionales de este género cinematográfico.

El jurado de la categoría, conformado por Marc Villa, Carlos Azpúrua, Ramón Bazó y Edson Acero, decidió otorgar el premio a ambos filmes “por abordar de forma emocional y artística el tema de la discapacidad y la voluntad para superar enfermedades y obstáculos, desde puntos de vista y tratamientos distintos, pero que tienen en común un profundo sentido social capaz de sensibilizar al espectador”. Por su parte, los largometrajes “Algo paso en el alma”, de Rosana Matecki, y “Shawantama´ana”, de Yanilú Ojeda, recibieron una Mención Especial en la misma categoría por “expresar una profunda reflexión de la condición humana y el arte” y “ adentrarse de forma honesta y valiente a la vida del pueblo wayuu”, respectivamente.

“Las muchachas” de Gabriela González, se alzó con el premio al Mejor Mediometraje Documental, mientras que “Mujeres del sur”, dirigida por Libia Planas, obtuvo el reconocimiento al Mejor Cortometraje Documental. En la categoría de trabajos Universitarios se destacó la producción “Katary / Levántate”, del joven Esteban Lema, y en el rubro de Cortos Comunitarios fue premiado “El mejor cacao del mundo” de José Zamora. Por último, el largometraje argentino “Seré millones”, dirigido por Omar Neri, Fernando Krichmar y Mónica Simoncini, obtuvo el premio principal de la categoría Internacional.

Rita Elena Ávila, directora del festival, explicó que quiso llevar a cabo un evento de esta naturaleza para impulsar el documental en la región zuliana, precisamente por ser poco explotado a nivel académico y cultural. “El objetivo fue visualizar diferentes documentales, demostrarle a la gente que hay excelentes trabajos en este género, considerándolo como una de las alternativas para contar las realidades desde las regiones, desde lo local, permitiendo ver nuevas experiencias y personajes que pasan desapercibidos, y que solamente son mostrados por los circuitos de exhibición de los festivales de cine”, aseguró.

La primera edición de festival presentó un total de 40 filmes, entre cortometrajes, mediometrajes y largometrajes que formaron parte de la Selección Oficial de la competencia, de un total de 119 propuestas que fueron enviadas durante la etapa de convocatoria. Las cintas fueron exhibidas en espacios como el Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez, PDVSA La Estancia, la Calle Carabobo y la Biblioteca Pública María Calcaño. “Realmente en este festival vimos maneras maravillosas de contar historias, hecho que nos hace ver que tenemos infinitas posibilidades para desarrollar este género”, putualizó Ávila.

Paralelo a las proyecciones de las obras en competencia y muestras, se realizaron talleres de Creación de Microhistorias, Cine de Animación, Cine Comunitario, Cine Documental y Realización Documental en centros académicos y escuelas de comunidades como Santa Rosa de Agua.

Homenajes

Los organizadores del festival rindieron homenaje al escritor, investigador y realizador venezolano Edmundo Aray, así como al cineasta, fotógrafo y referencia del cine documental local Joaquín Cortés. También se distinguió el trabajo del director y activista social Carlos Azpúrua y al realizador audiovisual y gerente cultural Rafael Araujo. Igualmente, celebraron la trayectoria de la representante indígena, productora y actriz Gloria Jusayú, y del cineasta, guionista, y formador anaquense Luis Cerasa.

El Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC), ente adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura, también recibió un homenaje por el trabajo institucional, a propósito del XX aniversario de trabajo a favor del desarrollo de la industria del cine venezolano. El presidente de la institución, Juan Carlos Lossada, fue el encargado de recibir la distinción durante el acto inaugural.

El Sistema en acción

El Sistema Nacional de Festivales y Muestras de Cine de Venezuela es una entidad creada a través del CNAC con la finalidad de generar una mejor articulación de las acciones y estrategias implementadas en los distintos encuentros cinematográficos que se llevan a cabo en el país. Rita Elena Ávila, directora del Festival de Cine de Maracaibo, quien también funge como coordinadora de esta organización, concibe al sistema como la posibilidad para que la gente vea distintas propuestas cinematográficas y también exhiba sus trabajos, teniendo como finalidad que la comunidad se reconozca en esas historias.

“Esta iniciativa es importante desde el punto de vista de la desmitificación del universo audiovisual de los espectadores, sobre todo en las regiones. Cuando me veo en pantalla me doy cuenta de que yo también puedo formar parte de un proceso audiovisual y simplemente rompo esa barrera”, explica Ávila.

Actualmente existen en Venezuela 50 festivales y muestras de cine, al menos uno en cada estado del país. “Los festivales se han convertido en esa posibilidad, y en algunos estados en la única posibilidad, de visualizar materiales alternativos. En Maracaibo hay espacios maravillosos para la exhibición, y hay una gran cantidad de salas de cine, pero hay regiones donde solo existe la muestra o festival que se hace anualmente”.