José Castillo “Castillito” vivió haciendo lo necesario, lo posible y nos demostró lo imposible

José Castillo

Hoy en Caracas se vislumbró aproximadamente a las 9am un Conejin que empezaba a remontar los cielos, se encontraba con aquellos amores que se adelantaron en el camino. Así se vivió este 14 de junio el cambio de paisaje de nuestro querido José Castillo, quien fue cineasta y periodista, Premio Nacional de Cultura mención Cine año 2012-2014, en enero de 2018 recibido de parte del Ministro del Poder Popular para la Cultura Ernesto Villegas lo condecoración “Orden Francisco de Miranda” Grado Precursor. Segunda Clase, pero sobre todo José fue un gran soñador que convirtió lo imposible en posible.

“Castillito” realizó su primera película “Conejín” en 1975, un proceso que le tomó dos años para dibujar cuadro por cuadro directamente sobre el celuloide de una película, método que fue inspirado por el cineasta experimental canadiense Norman McLaren. Se ha destacado a lo largo de su carrera recibiendo reconocimientos por su obra dentro y fuera de nuestras fronteras en países como Japón, Dinamarca y Estados Unidos.

“Castillito” es el creador de más de 20 producciones entre las que se cuentan, “Platero”, “Fantasía china”, “Fantasía japonesa”, “La hormiga de Hiroshima, “¡Ay Zaragoza!”, “Fiesta”, “La serpiente emplumada”, “La cucarachita”, “La cueva”, “Cinético I y II”, “Reverón”, entre otras obras, que lo convirtieron en un Maestro de lo experimental y lo abstracto, que no permitió amarrar su libertad creativa, agregando “fantasmas y fantasías” al cine.

En sus obras está representada la cultura y el sentir de un pueblo. Sus animaciones hablan de la paz, de Caracas, de Venezuela y del mundo. Castillito siempre invito a las nuevas generaciones a seguir construyendo la cultura cinematográfica a través de su filosofía de vida “Haz lo necesario, luego lo posible y después encontrarán lo imposible”.

El personaje de Conejín fue uno de los principales sueño de José, “una vez soñé que volaba sobre Caracas y desde lo alto se veía un conejo volando papagayo, ese es Conejín, soy yo haciendo realidad aquel sueño” hoy no despedimos a José Catillo, hoy lo vemos en volando sobre Caracas haciendo realidad otro de sus sueños.

Prensa CNAC