Claqueta inicial de la película “Dirección opuesta” de Alejandro Bellame

El director Alejandro Bellame comenzó el rodaje de su tercera película de ficción “Dirección opuesta”, con guion de Alejandro Bellame y Eduardo Sánchez Rugeles basada en su obra literaria “Blue Level/Etiqueta negra”.

Alejandro Bellame

Lunes 16 de octubre de 2017, 9:00 de la mañana en un bar conocido de El Rosal en la ciudad de Caracas.

Los actores Alberto Alifa y María Gabriela de Faría están sentados, frente a frente y en silencio, en una de las mesas del local mientras los técnicos de la película “Dirección opuesta” de Alejandro Bellame caminan a su alrededor ajustando luces, cuadrando un plano, chequeando sonido.

Es el rodaje de la primera escena, la número 18 y la claqueta inicial del tercer largometraje de ficción de Bellame, quien en el 2008 presentó su ópera prima “El tinte de la fama” y en el 2011 “El rumor de las piedras”. Alejandro Bellame conversa con sus técnicos a ratos, observa el video assist, se levanta y camina pensativo de un lado a otro.

Los extras ya están ubicados en sus posiciones, un ayudante tiene preparado el humo para simular el ambiente encerrado de un bar a altas horas de la noche, alguien da una seña y Alejandro se coloca al lado de los actores pero habla para todo el equipo.

“Estoy sumamente agradecido con la vida y con la circunstancia de tener el privilegio de emprender esta aventura junto a todos ustedes, a algunos ya los conozco de mis anteriores trabajos, bueno están aquí porque no había nadie más disponible (Risas), pero con otros es la primera oportunidad y la verdad es que en todo el proceso de preproducción he sentido mucho compromiso y realmente es un privilegio tenerlos a todos ustedes en el equipo y estoy sumamente agradecido (…) Muchísimas gracias, manos a la obra, mucha energía, mucha pasión y mucha suerte”.

Unos minutos después se dio la voz de acción.

El rodaje de la película “Dirección opuesta” comenzó el lunes 16 de octubre pero continuará por seis semanas en Caracas, el páramo andino y en Roma, Italia, en un viaje que comenzó hace seis años cuando el director contactó por Facebook al escritor venezolano radicado en Madrid, Eduardo Sánchez Rugeles, con la intención de adaptar su obra “Blue Level/Etiqueta negra”. La primera respuesta de Sánchez Rugeles fue una negativa: ya tenía comprometida la novela.

“Pero luego pasados unos meses me dijo que eso se había caído y entonces me hizo la propuesta de que sí, de que avanzáramos con la adaptación, y nos tomó mucho tiempo porque es una obra compleja como toda obra literaria, pasar de un lenguaje a otro siempre es una complejidad muy particular”, comenta Bellame.

En la novela de Sánchez Rugeles, la descripción del mundo de los jóvenes ocupa el primer tercio de su obra, y es después que arranca el viaje de los protagonistas, Bellame quería darle más relevancia a esa travesía, “yo sentía y se lo hice saber que para mí la película era el viaje, entonces había mucho de esa primera parte que había de alguna manera hacerla ver durante el viaje, entonces apelamos a algo que está en la novela pero que en el guion se afincó más que son los rompimientos temporales, los saltos temporales”.

Otro de los cambios que se realizaron para su versión cinematográfica, fue ofrecer mayor información sobre la vida, los recuerdos y la historia de una Eugenia, la protagonista.

Pero ¿quién es Eugenia? La actriz María Gabriela de Faría ofrece un retrato del personaje que interpreta, “Eugenia es un personaje que una la odia y la quiere y es como ¡ya me tienes harta! ¡Deja de quejarte! Cuando lo leí la novela por primera vez era cómo, ¡me cae tan mal! Y ya después vas viendo qué es lo que le ha pasado, la maleta que tiene que cargar y dices que la entiendo.

Lo que quiero es que los chicos se sientan identificados con Eugenia y que no la rechacen”.

Mirada a la juventud

2:00 de la tarde, Plaza Los Palos Grandes.

El rodaje sufre un ligero retraso, pero el director Alejandro Bellame aprovecha el tiempo para repasar la escena con los figurantes y el actor Christian González quien interpreta a Luis Tévez.

Así como el actor Alberto Alifa participó en “El tinte de la fama” de Bellame y repite en su tercera producción, lo mismo ocurrió con Christian González quien tuvo un rol protagónico en “El rumor de las piedras”.

“Luis Tévez tiene como muchos sentimientos ocultos, es una persona muy emocional, emotiva, quizás también por las circunstancias pero bueno parece que él tiene una coraza, una máscara que es la que normalmente van a ver en la película. Es la coraza un poco de la arrogancia y de lo soberbio pero en el fondo es una persona muy sentimental”, comenta González.

“Dirección opuesta” es una producción que para su director acerca la mirada a la juventud y a la necesidad de comprenderla.

Bellame describe su obra como un viaje geográfico pero también uno a través de la memoria, un periplo interior para dejar miedo y buscar la reconciliación.

“Con cada película tú te das cuenta que la imagen, la cámara lo ve todo, lo puede contar todo y uno tiene que tener confianza en la imagen y lo que necesitas decir va a ser dicho a través de la imagen, imagen y palabra, pero esa confianza para mí es algo importante que obviamente con cada trabajo se reafirma”, dijo Bellame.

“Dirección opuesta” obtuvo financiamiento económico del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) aprobado por el Comité Ejecutivo su financiamiento en el I Corte 2016 de la Recepción Permanente de Proyectos Cinematográficos del CNAC, y es una producción de El Rumor de las Piedras Producciones.

Texto: Mawarí Basanta
Fotografías: Rosa Elena Mota