EL MANZANO AZUL

El Manzano Azul

Póster “El Manzano Azul” de Olegario Barrera

EXTRACTOS ARGUMENTALES

Diego apenas recuerda a su abuelo Francisco. Lo vio una sola vez cuando tenía 5 años y en algunas fotografías guardadas en un álbum que su madre tenía por ahí. La distancia entre la ciudad donde vive y el pueblo de su abuelo -en los páramos andinos- es muy larga, y más larga aún la distancia emocional que lo separa de esa casi desconocida persona. Sin embargo, esas vaca…ciones escolares, porque sí y sin pataleos, Diego las pasará con su abuelo.

Su madre, Ana, divorciada del desentendido padre de Diego, debe viajar al extranjero por un asunto muy importante en medio de circunstancias especiales. Por eso toma la decisión de dejar a Diego con su abuelo, pese a que la relación entre ellos no ha sido muy buena desde que ella dejó el campo cuando tenía 20 años. Realmente mucho antes algo ya se había roto entre padre e hija y desde hace algunos años casi no se han visto.

La figura del abuelo Francisco parece emerger de la tierra del huerto donde está abonando una planta al momento en que, achicando los ojos y enfocando su mirada, le gana a la miopía para descubrir que son su hija y su nieto quienes llegan sorpresivamente y sin aviso.

El encuentro inicial pasa a tener un halo de misterio a juzgar por los ademanes de Francisco y de su hija que conversan apartados de Diego. Éste logra oír algunas frases aisladas sin poder organizarlas del todo en sus 11 años de vida y de entendimiento. Lo más claro que alcanza a comprender está relacionado con un plazo impostergable para que su madre regrese. La razón de ese plazo es desconocida por ahora.

A Diego -retraído, solitario y temeroso- no le gusta para nada pasar unas vacaciones en ese lugar tan apartado, más aún cuando descubre que en la vieja casa de de su abuelo no hay televisor, ni teléfono, ni computadora donde entretenerse con sus videojuegos, ni nada que le permita ocupar su tiempo como solía hacerlo en la ciudad. Tampoco tiene señal para su teléfono celular. Ese es su gran tormento en las primeras horas, en las primeras noches, en los primeros días. El abuelo le dirá que el teléfono es un artefacto sin conciencia porque “suena en los momentos más inapropiados: cuando estamos dormidos, mientras nos bañamos, cuando estamos cenando, si estamos leyendor; incluso, si estamos haciendo urgencias corporales”.

La casa del abuelo está sobre una pequeña colina desde la que se domina el hermoso paisaje de los alrededores. Al lado hay un pequeño huerto con hortalizas y algunos árboles. Uno de ellos es muy especial, al menos para Francisco. ¡Es un manzano azul!. Sí, aunque parezca muy grande para ser un manzano y nunca haya dado un sólo fruto. Lo cierto es que ese manzano ocupa un lugar privilegiado en el huerto y goza de una atención especial por parte del abuelo.

También tiene el abuelo Francisco un viejo jeep destartalado y a lo lejos, suelto y comiendo hierba de lo más campante, un burro llamado Platero. Más adelante Diego conocerá el cuento original de Juan Ramón Jiménez sobre el burrito que inspiró a Francisco a ponerle al suyo el mismo nombre: “Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.”

Poco a poco, mientras pasan los días, Diego avanza en su proceso de adaptación, porque no le queda otra alternativa y porque en el fondo comienza a aceptar el encanto de aquel lugar extraño y novedoso en compañía de su abuelo quien, por su parte, hace lo que considera prudente ante las negativas de su nieto a obedecerle, intentando que el muchacho asuma las responsabilidades de sus actos: “Si no quiere comer, no coma. Ya lo hará cuando el hambre le duela en el estómago. Si no se quiere bañar, no se bañe. Ya verá cuando alguna pulga comience a molestarlo”.

Y sin darse cuenta Diego comienza a formar parte de otro mundo, del mundo de su abuelo.

FICHA TÉCNICA

Dirección y Guión: Olegario Barrera

Dirección de Producción: Laura Orama y Olegario Barrera

 

 

FICHA  ARTISTÍCA

Miguelángel Landa

Gabriel Mantilla

Rosario Prieto